Se acerca la Feria del Libro de Madrid. Apuntad: CASETA 94
Y el Sábado 27 de mayo, tenemos una cita...

martes, 19 de febrero de 2013

La Voz de la Mujer...



Queremos hacer comprender a nuestras compañeras que no somos tan débiles e inútiles cual creen o nos quieren hacer creer los que comercian con nuestros cuerpos. Queremos libertarnos, rompiendo, deshaciendo y destrozando no sólo nuestras cadenas, sino también al verdugo que las ciñó.  Ayer suplicábamos , rogábamos, mas hoy tomaremos lo que falta nos haga, cuando y en donde podamos tomarlo. Las noches de largo y hambriento insomnio las sustituiremos por las hecatombes de sangre de canallas.  No tenemos Dios ni ley. Número 4, 27 de marzo de 1896


Edición de Bogotá
(Extraído de http://www.nosdigital.com.ar/2012/01/un-grito-femenino-en-la-voz-de-la-mujer/)
“Ni Dios, ni patrón, ni marido”. Bajo esa consigna se imprimieron durante un año de duración las páginas del primer periódico anarco-feminista de la Argentina: La voz de la mujer. Con su editorial a cargo de la anarco-comunista Virginia Bolten, entre 1896 y 1897 convocaba a las mujeres a rebelarse contra la opresión masculina, pero también contra toda forma de autoridad eclesiástica, patronal, estatal y familiar. 
Ediciones Fuera del Círculo


La voz de la mujer fue un diario escrito por y para mujeres. Sus redactoras, en su mayoría españolas e italianas, desde un principio dejaron claro el campo de batalla verbal, político e ideológico que le desatarían a quienes trataban de “ustedes”, los hombres. Obviamente, este enfrentamiento trajo tensiones dentro del mismo movimiento anarquista, ya que muchos consideraron a este tipo de manifestaciones como ataques explícitos al género masculino. Lejos de apaciguar sus escritos, un nuevo editorial en su segundo número intentó profundizar su posición en un tono irónico: “Cuando nosotras, despreciables e ignorantes mujeres, tomamos la iniciativa de publicar La voz de la mujer, ya lo sospechábamos. Deben saber que nosotras, las torpes mujeres, también tenemos iniciativa y ésta es producto del pensamiento, ¿saben?, también pensamos. Apareció nuestro primer número y ardió Troya. Claro, ‘¿Emancipar a la mujer, para qué? Venga la nuestra primero y luego cuando nosotros, los hombres, estemos emancipados y seamos libres, allá veremos’. Nadie ni nada tiene una situación hoy más miserable que las mujeres, doblemente esclavas, de la sociedad y del hombre. Si ustedes quieren ser libres, con mucha más razón nosotras”.
 

¡Aprovechad!
que tenemos pocos ejemplares y vienen directos en maleta desde Bogotá...

3 comentarios:

Chelo dijo...

Ya tengo el mio reservado, no quiero quedarme sin él.
Un abrazo

Más dijo...

Hey!!! yo quiero otro!!

Además, tengo que llamaros para daros algo que me faltaba al inscribirme en vuestro/nuestro club de lectoras....

Pero por favor, reservarme uno ya!!

Mujeres y Compañía. La Librería dijo...

Reservados quedan los dos, guapas
Un besote a ambas!